Otro

El restaurante Tokio sirve comida con infusión de suciedad a $ 110

El restaurante Tokio sirve comida con infusión de suciedad a $ 110


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La comida de 5 platos incluye platos como sopa de papa y tierra, risotto de tierra con lubina y té de tierra con menta.

René Redzepi podría tener el camino de las hormigas abajo, pero el restaurante francés de Tokio Ne Quittez Pas aparentemente se está enfocando en la suciedad.

Fox News informa que el chef Toshio Tanabe ha creado un menú de cinco platos a base de tierra, por 10,000 yenes por persona (alrededor de $ 110).

Según los informes, la tierra, una tierra negra especial de Kanuma, se prueba para verificar su seguridad y luego se infunde en aperitivos (sopa de papa y tierra con trufa negra, ensalada de berenjena con aderezo), un risotto de tierra con lubina y una áspid de almejas orientales con una "capa superior de sedimento". El postre incluye helado de tierra y gratinado de tierra.

Según Rocketnews24, Tanabe en realidad ganó un programa de cocina de televisión con una salsa hecha de tierra, y el probador encontró que la comida era deliciosa, sin ningún sabor terroso a tierra ni olores. Al parecer, la tierra, suministrada por la empresa Protoleaf, se crea a partir de compost de café molido y fibra de palma. Podríamos estar dispuestos a intentarlo.


Wendy's en Japón sirve hamburguesas con foie gras

La cadena de hamburguesas Wendy's se está relanzando actualmente en Japón - la primera tienda abre hoy en Tokio - y uno de los objetivos del relanzamiento es "diferenciar aún más nuestros restaurantes mediante la adición de nuevas opciones de menú innovadoras creadas exclusivamente para el mercado japonés". ¿Qué significa eso? Hamburguesas de foie gras de dieciséis dólares. Leíste bien: la hamburguesa de comida rápida anterior, que viene con una gran porción de foie, cuesta ¥ 1,280, o alrededor de US $ 16,43. Eso es ciertamente muy diferente de las tiendas estadounidenses que todos saben que los estadounidenses son demasiado pobres para gastar más de $ 2 en el almuerzo.

De todos modos, Wendy's Japan también ofrece una hamburguesa Wasabi de aguacate y un sándwich de pollo asado con trufa y porcini. Y ya era hora: para ser sincero, 2011 ha sido un año algo decepcionante para Novelty Sandwiches. Ciertamente no se mantuvo en una vela hasta 2010. Es bueno ver a Wendy's Japan intensificando su juego Novelty Sandwich, con suerte, esto es un buen augurio para 2012. Aquí hay un comunicado de prensa:

Wendy's entra en Japón con la gran inauguración del restaurante Tokio
Wendy's Japan planea abrir unos 100 restaurantes en cinco años

DUBLÍN, Ohio, 26 de diciembre de 2011 (BUSINESS WIRE) - The Wendy's Company (TM) anunció hoy la gran inauguración del primer restaurante de empresa conjunta Wendy's (R) en Japón, ubicado en el área Omotesando de Tokio.

Comenzando con Tokio, Wendy's Japan LLC planea un despliegue nacional de restaurantes en los próximos años. Wendy's Japan planea abrir aproximadamente 100 restaurantes Wendy's en los próximos cinco años y estima que el mercado potencial a largo plazo es de unos 700 restaurantes.

Wendy's Japan LLC se estableció a principios de este año como una empresa conjunta entre Wendy's y Higa Industries Co., Ltd. Ernest Higa, fundador de Higa Industries y director ejecutivo de la empresa conjunta, poseyó y operó con éxito 180 tiendas Domino's Pizza en Japón antes de vender este negocio en febrero de 2010. Pioneras en el mercado japonés de entrega a domicilio, las tiendas de Higa se hicieron conocidas por sus productos de pizza gourmet y el uso de Internet y tecnología inalámbrica para promover los elementos del menú y mejorar la experiencia de pedido del cliente.

Darrell van Ligten, presidente internacional de The Wendy's Company, dijo: "Estamos encantados de unirnos a un socio altamente capaz, Ernie Higa, para llevar la marca Wendy's a Japón y hacer crecer rápidamente nuestra presencia en uno de los restaurantes de servicio rápido más grandes mercados del mundo. La apertura de nuestro primer restaurante de empresa conjunta en Japón es un paso importante en nuestros planes de crecimiento internacional y una expresión de nuestra confianza en el brillante futuro de Japón ".

Higa comentó: "Estamos reintroduciendo los productos exclusivos de Wendy's en Japón, que incluyen hamburguesas premium hechas a pedido con empanadas de carne cuadradas, sándwiches de pollo, ensaladas de entrada, chile y los populares postres Frosty (R). Al mismo tiempo, diferenciar aún más nuestros restaurantes agregando nuevas e innovadoras opciones de menú creadas exclusivamente para el mercado japonés, que incluyen la hamburguesa de aguacate y wasabi y el sándwich de pollo asado con trufa y porcini. Nuestra comida se servirá en un ambiente contemporáneo y acogedor que creemos que superará las expectativas más exigentes. de los consumidores japoneses ".


Facebook

En lugar de picar la col china, usemos las hojas enteras y rellenemos con la mezcla de chijimi para darle un toque divertido.

- 8 hojas pequeñas de col china
- Panceta de cerdo de 100 gramos, en rodajas finas
- Una pizca de sal y pimienta.
- ¼ de cebolla o 1 cebolla verde
- 3 tallos de nira o unas cebolletas regulares
- 50 gramos de harina
- 20 gramos de fécula de patata
- 1 cucharadita polvo de caldo de pollo
- Una pizca de sal
- 1 huevo
- 100 ml de agua
- 3 cucharadas aceite de sésamo o aceite vegetal (infundido con ajo es genial)

Cortar la panceta en trozos fáciles de comer, sazonar con un poco de sal y pimienta. Cortar la cebolla en rodajas finas (o la cebolla verde en juliana), cortar la nira en trozos de 2 cm de largo.

Limpiar las hojas de col china y secarlas.
En un bol, mezcle la harina, la fécula de patata, el caldo en polvo, la sal, el huevo y el agua.

Sumerja ambos lados de las hojas de col china en la masa y reserve. Agrega la panceta de cerdo y las verduras a la masa y mezcla. Vierta la mezcla en las hojas de repollo.

Calentar 1 cucharada de aceite en una sartén a fuego alto, agregar 3 o cuatro de las hojas de col con el relleno de cerdo hacia abajo y freír hasta que ese lado esté dorado y crujiente. Con una espátula y palillos (o dos espátulas), voltee con cuidado, cubra con una tapa y encienda a fuego medio. Cocine por unos 5 minutos. Saca el chijimi y haz el resto del chijimi de la misma forma.

Corta cada hoja de repollo en 3 o 4 trozos, dependiendo del tamaño de las hojas, y sírvelas con una salsa para mojar.

Mi cocina de Tokio

Me encantan los platos marinados. Puedes prepararlos con antelación y guardarlos un par de días en el frigorífico. Aquí una receta muy simple para un marinée de pollo al estilo japonés. Hace mucho frío, pero también cuando todavía está caliente después de remojarlo durante unos 15 a 20 minutos.

- 400 gramos de pechuga de pollo, en cubos grandes
- ½ cucharada. azúcar
- ½ cucharadita de sal
- 2 cucharadas. almidón de patata

Vendaje
- 3 cucharadas vinagre
- 2 cucharadas. azúcar
- 2 cucharadas. shiro dashi
- 1 cucharada. mirin

- Cebollas verdes picadas, al gusto

Marine el pollo con el azúcar y la sal durante al menos 15 minutos.

Cubra el pollo con almidón de papa. Calentar un poco de aceite en una sartén a fuego medio alto, agregar el pollo y freír hasta que esté dorado y crujiente por ambos lados.

Mientras tanto, mezcle los ingredientes para el aderezo en un recipiente resistente al calor, caliente durante aproximadamente 1 ½ minuto en el microondas a 600 Watt hasta que esté bien mezclado y el azúcar se disuelva fácilmente al revolver. Dejar de lado.

Cuando el pollo esté listo, agregue al aderezo con las cebolletas, mezcle bien hasta que el aderezo cubra el pollo. Dejar actuar al menos 15 minutos antes de servir.

Mi cocina de Tokio

Marinée es una referencia a los platos que se aliñan después de la cocción. Lo mejor de este estilo de platos es que normalmente se puede conservar de 3 a 4 días, según los ingredientes que se utilicen, en el frigorífico. Por lo tanto, tenga en cuenta estas recetas al planificar y preparar las comidas. Por lo general, se comen tibios o fríos, por lo que van muy bien en un bento o también para un picnic.

En esta ocasión hice un marinée con verduras crujientes, fideos harusame y gambas. Utilicé langostinos hervidos por comodidad si tienes langostinos crudos, límpialos y pélalos, frótalos con un poco de fécula de patata, sal y sake para quitar las impurezas y el olor a pescado y déjalos por 5 minutos, enjuaga y escurre con agua fría. Luego, blanquee hasta que se pongan rosadas en agua hirviendo y póngalas en agua fría para evitar que se sigan cocinando.

En lugar de cebolla verde, puede usar ½ cebolla regular, en rodajas finas.

El sabor principal del aderezo es el jengibre, pero si no te gusta, déjalo fuera. Para otra nota refrescante, puede agregar algunas hojas de shiso ralladas. O simplemente el vinagre de sushi y el aceite también son deliciosos. El vinagre de sushi listo para usar es más fácil de usar, pero siéntase libre de hacer el suyo. Para darle un toque extra, puede agregar un poco de chile o espolvorear sobre un poco de shichimi togarashi justo antes de servir.

Puede conservar este plato de 3 a 4 días en el frigorífico.

- 15 langostinos escaldados
- 50 gramos de fideos harusame, secos
- 150 gr de zanahoria, julliened
- 100 gramos de pepino, sin semillas en caso necesario, julliened
- 1 cebolla verde grande

Vendaje
- 5 cucharadas. vinagre de sushi
- 1 ½ a 2 cucharadas. aceite vegetal
- 2 cucharaditas jengibre rallado, al gusto
- Pizca de pimienta, si quieres

Remojar el harusame en agua muy caliente, uso una tetera para hervir primero, luego verterlo y dejarlo durante 10 minutos. Escurrir bien, sacudir el exceso de agua y cortar, con unas tijeras es fácil, en trozos pequeños.

En un bol, mezcla los ingredientes para el aderezo.

Cortar finamente la parte blanca de la cebolla verde, la parte verde en juliana. Si el pepino está muy aguado, espolvoréelo con ½ cucharadita. de sal y dejar actuar 5 minutos. Exprime el exceso de agua y pon en el bol con el resto de las verduras. Mezclar bien

Agregue el harusame y las gambas cocidas a las verduras y mezcle hasta cubrir uniformemente con el aderezo. Dejar actuar al menos 20 minutos antes de servir.


Japoneses que alguna vez fueron cautelosos ahora buscan Harlem & # x27s Soul

Harlem en el crepúsculo. Una camioneta roja se detuvo en el 328 de Lenox Avenue y salieron los visitantes de otro mundo.

Recortados y pulcros con coloridas camisetas deportivas, decorosos con vestidos brillantes y elegantes cintas para la cabeza, los turistas japoneses entraron en el restaurante Sylvia & # x27s, en Lenox entre las calles 126 y 127, presidido por la autoproclamada reina de la comida del alma.

& # x27 & # x27Esto es pan de maíz & # x27 & # x27 dijo un guía turístico, señalando la comida desconocida en la mesa. & # x27 & # x27 Estos son verdes. Este es pollo frito. Se come con salsa picante. & # X27 & # x27 Con cautela, justo cuando había salido de la camioneta a las calles de Harlem, una mujer vertió una gota de salsa picante en su pollo y comenzó a comer.

Los japoneses han descubierto Harlem. Grabado desde hace mucho tiempo en la conciencia japonesa como el epítome de todo lo que es peligroso y desesperado en la América urbana, Harlem se está convirtiendo en una parada obligada para los turistas que sienten curiosidad por la música, la comida y la cultura negras. Réplica en Yokohama

No solo los japoneses vienen a Harlem, sino que Harlem se va a Japón. Una réplica del Teatro Apollo fue inaugurada en junio por un minorista japonés en Yokohama, una ciudad cercana a Tokio, bajo licencia de Inner City Broadcasting Corporation, propietarios mayoritarios del Apollo. El minorista, la Compañía Nichii, está decidiendo si construirá 10 Apolos más en todo Japón.

Este otoño, la Noche de aficionados de Apollo & # x27s, famosa por las grandes estrellas como Ella Fitzgerald que comenzó allí y por el escandaloso trato a los artistas que no están a la altura, viajará a Yokohama para tocar ante un público japonés mejor conocido por su docilidad y reserva.

La fascinación japonesa por Harlem es aún más notable dadas las imágenes predominantemente negativas sobre los negros en Japón. El ex primer ministro Yasuhiro Nakasone, en un momento de descuido, se refirió a un & # x27 & # x27nivel más bajo & # x27 & # x27 entre las personas negras e hispanas: nunca quedó claro si la inteligencia o la alfabetización. Otro aspirante a primer ministro, Michio Watanabe, caracterizó a los negros por negarse a pagar las facturas de las tarjetas de crédito. Los programas de televisión y los juguetes han retratado a los negros en estereotipos racistas.

Son esas imágenes las que los aficionados a Harlem como Katsuya Abe creen que pueden disipar llevando a los turistas japoneses al centro de la ciudad. & # x27 & # x27 Primero tuvimos que cambiar la imagen de Harlem, & # x27 & # x27, dijo Abe, un ejecutivo de relaciones públicas que también se desempeñó como intermediario en el acuerdo de Apollo. & # x27 & # x27pensamiento japonés, & # x27Si vas a Harlem, nunca vuelves con vida. & # x27 & # x27 & # x27

Abe y Percy E. Sutton, presidente de Inner City Broadcasting y ex presidente del condado de Manhattan, ayudaron a montar una exhibición de arte negro en Tokio y vendieron piezas por valor de $ 1.5 millones. Han enviado músicos del Apollo a clubes nocturnos de Tokio. Según el acuerdo del Sr. Sutton con Nichii y su subsidiaria, Hummingbird Records, las compañías comercializarán una línea de ropa Apollo y podrían presentar programas de radio y televisión Apollo. Sin sesgo racial

Sutton dijo que no había encontrado prejuicios raciales en sus tratos con empresas japonesas. Además, dijo, creía que los crecientes intercambios entre Harlem y Japón mejorarían la imagen japonesa de los negros, además de generar negocios rentables. & # x27 & # x27La gente que está con nosotros está involucrada en cambiar de opinión en Japón & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27Es & # x27 inevitable si alguna gente se abre las puertas entre sí, se producirán cambios. & # x27 & # x27

Abe, un hombre expansivo que recibe a las camareras en Sylvia & # x27s y las acompaña en el Apollo por su nombre, está trabajando con Harlem Urban Development Corporation para ayudar a atraer empresas japonesas a los proyectos de desarrollo de Harlem.

Por ahora, sin embargo, su negocio más prometedor es el turismo. Por un precio que oscila entre $ 70 y $ 110 por persona, los turistas japoneses pueden seleccionar paquetes como un famoso club de jazz, soul food y jazz, la iglesia dominical gospel y el almuerzo soul food y el Apollo Theatre. Abe está agregando un recorrido cultural diurno por los museos de Harlem. Abe calcula que el año pasado condujo personalmente a unos 4.000 japoneses a través de Harlem. Otras agencias de viajes, dijo, representaron alrededor de 6.000 más.

A las 7 p.m., los miembros de la gira Apollo Theatre (cena de soul food incluida) se reunieron en Sylvia & # x27s. Toshiaki Tomita, director creativo de Overseas Promotions, empresa con sede en Manhattan del Sr. Abe & # x27, y contó las manos para las piñas coladas o la cerveza. & # x27Por favor come mucho & # x27

Las camareras colocaron platos de pollo frito y sofocado, costillas cortas, costillas a la parrilla, chuletas de cerdo, ñame confitado, guisantes y arroz, ensalada de papas y berza.

& # x27 & # x27 Esto es lo que llamamos estilo familiar, así que por favor coma mucho, & # x27 & # x27, dijo el Sr. Tomita.

Su grupo de unas 25 personas siguió las instrucciones. & # x27 & # x27La comida es excelente & # x27 & # x27, dijo Yukihiro Goto, un minorista de ropa masculina de 35 años. & # x27 & # x27La mayoría de la gente no vendría aquí porque tendrían miedo. Pero tienen un espectáculo con un grupo, y pensé, por supuesto que me gustaría verlo una vez. Es una atmósfera muy diferente: toda la gente a su alrededor es negra, y eso es diferente incluso en la ciudad de Nueva York. & # X27 & # x27.

Masahiro Nakano, de 30 años, empleado de una agencia de publicidad, planeaba ir al Apollo en Yokohama, pero pensó que no podía perder la oportunidad de ver el original. & # x27 & # x27 Ahora que estoy & # x27 aquí, no & # x27t creo que & # x27 sea tan peligroso & # x27 & # x27, dijo.

No obstante, la camioneta roja esperaba para transportar al grupo las dos cuadras y media hasta el Apollo, en el 253 West 125th Street.

Pero primero vinieron las imágenes. Mugiko Tanaka comenzó a tomar fotografías francas de la escena al aire libre: algunos hombres sentados en un automóvil, niños jugando en la acera, un hombre tomando un trago de una botella envuelta en papel marrón.

Una vez dentro de la camioneta, el Sr. Tomita advirtió a su recorrido que no tomara demasiadas fotografías. & # x27 & # x27No & # x27 está bien molestar a la gente, & # x27 & # x27, dijo.

En el Apollo, el grupo se reunió y el Sr. Tomita repartió boletos. & # x27 & # x27 Debes aferrarte a estos todo el tiempo, incluso cuando vayas al baño, & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27Esta noche está agotada. & # x27 & # x27

Los japoneses no parecían estar preparados para la tormenta que recibió a los artistas, aunque comenzaron a entrar en el espíritu a medida que avanzaba la noche. Algunos rieron nerviosamente cuando un dúo de baile fue expulsado del escenario en medio de un coro de abucheos y silbidos. Algunos miraban, extasiados, a los niños bailarines girando. Y algunos comenzaron a balancearse con la música mientras los cantantes entonaban letras de amor y pérdida.

& # x27 & # x27 Eso fue increíble, & # x27 & # x27 dijo la señorita Tanaka, una instructora asistente de yoga de 29 años de la ciudad central de Kobe. Sacudió su cuerpo en una entusiasta, aunque pálida, imitación de los movimientos en el escenario. & # x27 & # x27I & ​​# x27d me gustaría moverme de esa manera si pudiera. & # x27 & # x27

El Sr. Tomita luego dejó al grupo contento en el Apollo y se reunió con el Sr. Abe en Showman & # x27s Cafe, en Frederick Douglass Boulevard, donde un segundo grupo de empleados farmacéuticos estaba disfrutando de una noche de jazz. En un viaje a los Estados Unidos para estudiar el colesterol, se detuvieron en Sylvia & # x27s para realizar una investigación sobre el terreno. Tan pronto como entraron en el pequeño café, superando en número al puñado de lugareños sentados en el bar, entró otro grupo de turistas japoneses.

Abe dijo que a veces le preocupaba que los japoneses expulsaran a otros, y con ellos la atmósfera que buscaban los turistas. & # x27 & # x27El problema es que muchos japoneses van al mismo lugar, y luego & # x27s todos japoneses & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27Puede que tengamos un problema con la gente de la comunidad. Tenemos que trabajar con ellos. Necesitamos otro club. & # X27 & # x27 Lights Outside Club

Los propietarios y gerentes de Sylvia & # x27s y Showman & # x27s no se quejaron. Clarence Cooper, gerente de Sylvia & # x27s, dijo que de las aproximadamente 3000 personas que el restaurante atiende a la semana, casi 200 eran ahora japoneses. El propietario de Showman & # x27s, Al Howard, dijo que había seguido el consejo de Abe & # x27 y había puesto luces más suaves dentro del club y focos afuera, para que los japoneses se sintieran más seguros.

Los lugareños de Showman & # x27s miraron a los japoneses, pero parecían más divertidos que molestos. & # x27 & # x27Es & # x27 hermoso verlos & # x27 & # x27, dijo Johnny Greene, sentado en la barra. & # x27 & # x27 Por lo general, a la gente & # x27t no le gusta estar aquí. Ayudará a la comunidad. & # X27 & # x27

Mientras Percy France y sus Jazz All-Stars esperaban, Tomita tomó el micrófono y pronunció un discurso sobre la historia de Showman & # x27s y las raíces del jazz. Las pocas personas del bar, indiferentes al flujo de japoneses, hablaban entre ellas.

Finalmente, la paciencia de una mujer se rompió. & # x27 & # x27Blow, Percy, & # x27 & # x27 le gritó al saxofonista.


Fideos que cuestan un boodle: $ 110 el tazón

Un restaurador japonés ha convertido la comida casera diaria del país, el ramen o la sopa de fideos, en un asunto gourmet costoso que cuesta más de $ 100 y toma tres días para prepararse por completo.

Los "fideos imperiales de mezcla de cinco sabores" que se ofrecen en el restaurante Fujimaki Gekijyo de Tokio son, en última instancia, solo un plato de sopa y fideos, aunque caro, especialmente ahora que la economía de Japón se recupera lentamente de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero el propietario, Shoichi Fujimaki, dijo que es la sopa, y los más de 20 ingredientes utilizados para prepararla, lo que elevó el plato de comida callejera a cocina de cinco estrellas, con un precio que iguala.

"No es realmente ramen. Esta es mi cocina, son mis 25 años de experiencia destilada en un tazón", dijo Fujimaki a Reuters mientras vertía los ingredientes en una olla burbujeante. "Este es el único lugar en el mundo donde la gente come este tipo de sopa".

Un tazón de ramen de cualquiera de las decenas de miles de pequeñas tiendas y puestos que hay en todas partes de Japón generalmente te costará $ 10, como máximo.

El ramen de Fujimaki cuesta 110 dólares el tazón y utiliza caldo chino de primera calidad mezclado con otro caldo inspirado en la sopa picante tailandesa tom yum, así como especias, carnes y verduras.

Inicialmente, el restaurante vendió un plato de ramen con más ingredientes que el promedio por $ 33 por encima del promedio.

Luego, Fujimaki decidió crear un plato aún más complejo, con un precio aún más alto, para servirlo en su restaurante solo para reservaciones que no tiene menú y en el que los clientes solo pueden cenar después de probar una comida más barata en otro restaurante de su propiedad.

Algunos de los clientes que eventualmente pueden probar el costoso ramen dicen que vale cada yen.

"Ciertamente es caro, sin embargo, creo que a veces es mejor venir aquí y gastar diez mil yenes que ir a otro lugar y gastar mil, diez veces", dijo Hideko Furusawa, un comensal de 49 años.

Fujimaki planea abrir un restaurante que ofrezca los mismos fideos en Los Ángeles para agosto, aunque aún tiene que decidir si cobrará lo mismo.


Nueva reseña de restaurantes: TokyoLima

Las personas en constante expansión detrás del popular restaurante italiano Pirata y el restaurante español The Optimist (que, por cierto, alberga uno de los mejores happy hours de la ciudad, con sus bebidas por menos de $ 50, incluidos cócteles, hasta las 7:30 pm todas las noches de la semana) también están detrás de este nuevo izakaya (un restaurante informal japonés nocturno).

Es una entrada extraña, alejada de la calle sobre un estacionamiento, pero una vez que entras, TokyoLima tiene una especie de ambiente de guarida de iniquidad. De hecho, se parece mucho a The Optimist, con su interior oscuro, cálido y espacioso: es el tipo de lugar en el que fácilmente podrías pasar horas. Puede comer en el bar, para un lugar al frente y al centro con el chef y su equipo, puede elegir los asientos del bar de la isla y mirar el restaurante o puede acomodarse en una de las cómodas mesas bajas con su elegante cuero. -sillas con respaldo. Una barra larga en la entrada es un lugar fácil para un trago rápido, o lento, ya que se siente como el lugar más fresco de la cuadra.

El el menú es Nikkei, el nombre atribuido al glorioso unión de las cocinas japonesa y peruana que evolucionó a partir de la afluencia de inmigrantes japoneses al Perú a fines del siglo XIX. Y han recogido uno de Los mejores chefs peruanos de Hong Kong: el agradable a la vista Arturo Meléndez, anteriormente de Chicha, trabajando su magia imperturbable en la cocina abierta y bulliciosa. Los menús estilo periódico están llenos de palabras irreconocibles e ingredientes desconocidos que se suman a la aventura y el misterio de todo.

Cócteles hermosos y cuidadosamente elaborados como el Inca agrio, elaborado con whisky de centeno, Cabernet Sauvignon y una guarnición de cereza ácida, nos hizo desear más.

Pero la comida había llegado, y nuestra atención fue cautivada por la muslos de pollo frito ki-mo-chi ($ 110), preparado al estilo karaage con un exterior crujiente dulce y de soja. El T-3 ($ 120) era un sabor pleno ensalada de calabaza, huevo de codorniz, tomate y fideos crujientes de vidrio eso nos hizo desear no compartir con el resto de la mesa.

El H & ampM ($ 130) vino en un bonito baño de estrella de mar con hebras delicadamente cortadas de hamachi y maguro nadando en un aderezo de clementina, mientras que el maki de maguro y aguacate ($ 140) fueron preparados por expertos. El ceviche Nippon ($ 140) estaba repleto de vieiras, gambas, lubina y calamares empapados de cítricos.

El tacu tacu ($ 210) nos hizo cuestionar los ingredientes de este plato sabroso e intrigante que le dio un elemento de textura muy parecido a una olla de barro con sus crujientes estallidos de Arroz y legumbres peruanas.

¡El maíz peruano es una locura! Los granos de choclo son del tamaño de uvas y tienen una consistencia increíblemente almidonada y un sabor a nuez, con un matiz muy leve de ese familiar sabor a maíz. El kabocha y choclo ($ 95) es un plato que debe probar para aquellos que buscan nuevos ingredientes para poner sus papilas gustativas.

El brochetas de portobello ($ 80) fueron intensamente aromatizados gracias a la naturaleza porosa de las setas, que absorbieron generosamente la robusta marinada, resultando en un momento sublime para la boca. El brochetas de carne ($ 140) eran tiernos y sabrosos, servidos en un interesante puré de edamame.

El langosta con mantequilla de ajo ($ 360) era el cielo en un plato. Es difícil equivocarse con ese combo, pero ciertamente lo hicieron bien aquí. Hemos hablado mucho de él desde entonces y actualmente tenemos visiones de él dando vueltas en nuestra pantalla.

Veredicto

Realmente no importa si no sabes qué es choclo, tiradito o incluso qué es Nikkei, porque si te gusta la buena comida, te encantará TokyoLima.


Objetivo del equipo: prueba los 6 estilos de ollas calientes en restaurantes de L.A. y O.C.

Little Sheep, un especialista en ollas calientes de Mongolia en San Gabriel, es conocido por dejar que los comensales elijan dos caldos, presentados uno al lado del otro, al estilo yin-yang.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

El exterior de la ovejita en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Los comensales se reúnen alrededor de una mesa / estación de auto-cocina en Little Sheep en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Una mirada más cercana a una olla caliente doble en Little Sheep en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Yuxiao Yang cena en Little Sheep en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Una olla humeante en Little Sheep en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Una cornucopia de ingredientes listos para la olla caliente en Little Sheep en San Gabriel.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Carne y verduras, listas y esperando en Little Sheep.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

En Kagaya, en Little Tokyo, se pone una mesa para el shabu shabu japonés.

(Ricardo DeAratanha / Los Angeles Times)

En Seoul Garden en Koreatown, la carne de res y las verduras de primera calidad están rodeadas por platos de pan chan y salsa ponzu, a la derecha.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Prepara la carne de res y un plato de verduras y otras verduras, listo para poner en la olla caliente en el Jardín de Seúl en Koreatown.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Carne de res y verduras de primera se preparan en el jardín de Seúl en Koreatown, que se especializa en ollas calientes coreanas.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Una papilla, o gachas, se prepara en los restos de una olla caliente de carne de primera calidad en el Jardín de Seúl en Koreatown. La etapa final de la comida de la olla caliente, la papilla incluye arroz, algas secas, un huevo y aceite de sésamo.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Exterior de OC & amp Lau en Garden Grove, especialistas en olla caliente vietnamita.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La familia Nguyen prepara una olla caliente de pescado fermentado, un plato tradicional vietnamita, en OC & amp Lau en Garden Grove. Viene con una olla hirviendo de caldo, el pescado crudo y las verduras y los fideos.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Un plato de caracoles con pimienta en OC & amp Lau en Garden Grove.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Lubina chilena en OC & amp Lau en Garden Grove.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La lubina chilena está lista para la olla caliente en OC & amp Lau en Garden Grove.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Estofado de lubina chilena en OC & amp Lau en Garden Grove.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Estofado de lubina chilena de OC & amp Lau.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Lubina chilena en OC & amp Lau en Garden Grove.

(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Suki Time, un restaurante tailandés en Lomita que sirve ollas calientes.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Dos caldos en Suki Time: tom yum en el lado izquierdo de la olla y caldo de hierbas tailandés con carne de primera calidad. Las ollas calientes vienen con caldo, un plato de carne cruda, repollo y otras verduras y arroz.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

La salsa tigre es una de las muchas salsas en la barra de condimentos en Suki Time.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

Dos caldos, el tom yum con panceta de cerdo, a la izquierda, y caldo de hierbas tailandés con carne de res de primera en Suki Time en Lomita.

(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

El menú en Boiling Point, un lugar de ollas calientes taiwanesas, que tiene varias ubicaciones, entre ellas.

(Barbara Davidson / Los Angeles Times)

Comensales en el Punto de Ebullición.

(Barbara Davidson / Los Angeles Times)

Boiling Point sirve una olla caliente especial de la casa, con lados, que viene con Napa, tofu fermentado, carne de cerdo en rodajas, hongo enoki, kamaboko, albóndigas de cerdo, almejas, huevo de codorniz, pastel de sangre de cerdo, intestino de cerdo, nira, verduras en conserva, tomate. y cilantro.

(Barbara Davidson / Los Angeles Times)

Cuando salga a comer una olla caliente, no invite a ningún grupo de amigos: primero asegúrese de que sus compañeros sean comensales razonables, considerados e incluso empáticos, el tipo de personas que son buenas en los juegos de confianza. Porque cuando colocas tus palillos en esa olla de caldo hirviendo y compartida, debe haber un entendimiento mutuo de que nadie dejará ese trozo de carne Wagyu en el líquido durante demasiado tiempo, que nadie llenará la olla y que nadie derramará salsa de maní en el caldo, contaminando tu sopa y esa experiencia de olla caliente, para siempre.

La olla caliente es una comida comunitaria en su forma más pura, que se remonta a más de 1.000 años en las tribus nómadas de China. Implica cocinar carne, pescado y verduras crudos en una olla de caldo hirviendo o agua, todo para compartir. Culturas de otros países asiáticos, incluidos Japón, Tailandia, Vietnam y Corea, han adoptado sus propias versiones de ollas calientes, cada una con diferentes ingredientes y salsas para acompañar.

Pero por más serio que pueda ser el hot potting, debería ser divertido. Existe una razón por la cual es probable que su restaurante local de ollas calientes tenga una espera de una hora la mayoría de las noches. Hacer girar la carne y verterla en una docena de salsas para mojar (una comida que ha cocinado usted mismo): se supone que esto es muy agradable. En toda la ciudad, no hay escasez de restaurantes capaces de ofrecer la experiencia completa de la olla caliente. Hay tantos estilos y nombres de ollas calientes como culturas que las aman, por lo que esta no es una lista completa. Más bien, aquí hay algunos tipos comunes de ollas calientes y dónde encontrarlas, incluido el shabu shabu japonés. jing-gee skhan, la versión coreana de hot pot la versión tailandesa, llamada Thai suki, y el vietnamita lau, que a menudo exhiben sabores más picantes que las versiones japonesa y coreana y el estofado chino mongol original.

Jing-gee skhan coreano: jardín de Seúl

Prepara la carne de res y un plato de verduras y otras verduras, listo para poner en la olla caliente en el Jardín de Seúl en Koreatown.

La olla caliente en este restaurante de Koreatown viene con papilla. En su mayoría, familias y hombres de negocios coreanos se sientan en los puestos, apiñados alrededor de grandes ollas humeantes de caldo en el medio, hechas con varios cortes de carne y verduras. La olla caliente prime rib-eye es la más popular, la carne en rodajas cuidadosamente dispuesta en un bonito círculo en una fuente lo suficientemente grande como para alimentar a una familia de cuatro. Se acompaña de una fuente igualmente grande de tiras rizadas de cebolla verde, pasteles de pescado, champiñones, tofu y abundante repollo. Revuelva la carne y las verduras en el caldo transparente hasta que los ingredientes estén cocidos de la manera deseada, luego sumerja todo en salsa ponzu. Una vez que haya terminado, su servidor agregará fideos udon al caldo, luego es el momento de hacer las papillas. En el caldo sobrante se coloca un tazón de arroz, un poco de algas secas y un huevo, luego el servidor revolverá furiosamente la mezcla hasta que se convierta en un guiso suelto. El arroz actúa como un bizcocho para el caldo, recogiendo el sabor de la carne, las verduras y cualquier otra cosa que hayas echado a la olla durante la última hora. Piense en ello como una súper papilla y el postre perfecto. 1833 W. Olympic Blvd., Los Ángeles, (213) 386-8477, www.seoulgardenla.com.

Shabu shabu japonés: Kagaya

En Kagaya en Little Tokyo, se pone una mesa para el shabu shabu japonés.

La gente paga más de 110 dólares por persona por una comida en Kagaya, el restaurante shabu shabu en Honda Plaza en Little Tokyo, conocido por la calidad de su carne y mariscos. Es un prix arreglar comida, y dependiendo de la noche, su olla caliente puede venir con tofu al vapor, sashimi de cola amarilla y wasabi fresco, seguido de anguila a la parrilla en un caldo salpicado de cebolla verde y pescado al vapor con champiñones. Para cuando su mesero le traiga la fuente de carne y mariscos para la olla caliente, habrá tenido un menú de degustación de tres platos. El caldo en Kagaya es caldo de pollo, de sabor suave, lo que permite que la carne de vaca Wagyu de primera calidad y los diversos mariscos del restaurante brillen realmente. Las ollas se sirven con hojas de crisantemo, ponzu con daikon rallado y salsa de maní para mojar. After you’ve finished, you can choose between rice or udon noodles for the leftover broth, and an egg. Make sure you leave room for dessert, which, depending on the time of year, can be a strawberry sorbet with sweetened condensed milk, banana cake with ice cream or crème brûlée. 418 E. 2nd St., Los Angeles, (213) 617-1016.

tailandés suki: Suki Time Thai Kitchen

Two broths, the tom yum with pork belly, left, and Thai herb broth with prime beef at Suki Time in Lomita.

The hot pots at this Lomita restaurant are meant to remind you of the popular Thai soups available at most Thai restaurants, including tom yum y tom kha gai, only you put them together yourself. The broth labeled “herb soup” on the menu is a fragrant, tart combination of Thai basil, lemon grass, cilantro, green onion, fish sauce and toasted rice powder. It is not subtle. It imparts its varied flavors of sour, bitter and sweet into whichever meat you choose, including USDA prime beef, fish or chicken, and vegetables (mainly Napa cabbage and carrots). You’ll be tempted to throw everything into the boiling pot at once, then eat it as a composed soup. But don’t ignore the condiment bar. If you can manage to pluck a couple of pieces of meat and vegetables out of the broth to eat on their own, dip them into the “tiger sauce,” a sweet and spicy tamarind condiment with plenty of heat. 2271 Lomita Blvd., Lomita, (424) 347-7075, www.sukitimethaikitchen.com.

vietnamita lau: OC & Lau

Exterior of OC & Lau in Garden Grove, specialists in Vietnamese hot pot.


Rockon Tokyo – Kyoto-Style Obanzai Restaurant Opens In Singapore, Omakase At $88. MUST Reserve Early

Rockon Tokyo 六酣東京 is an obanzai (おばんざい) specialty restaurant in Tanjong Pagar, perhaps one of the unusual few you can find in Singapore.

Obanzai is a style of Japanese cuisine native to Kyoto, characterised by nourishing and comforting dishes with home-style recipes passed down the generations. Obanzai cooking heavily relies on vegetables and seafood, using ingredients that are in season, but minimises food wastage.

While the restaurant is called “Rockon Tokyo”, the menu reflects the traditional style of Japanese cuisine native to Kyoto, using fresh ingredients with no MSG nor preservatives.

Not only is home-style obanzai cooking healthy but heartwarming as well.

It is a collaboration between Saitama-native Chef Sekiya Katsuyuki and famed sake sommelier Koki Miyoshi.

As the head chef of Akane, the Japanese Association of Singapore, Chef Sekiya has over 20 years of experience specializing in yakitori, eight of which were honed in Singapore.

Chef Sekiya is known for his grilled delicacies, specialty seafood dons, and other obanzai dishes served hot and cold. He offers something new every two weeks, depending on what is available and in season.

The minimalist interior with elements of natural wood exudes a cosy and intimate ambiance.

This is indeed quite a homey experience because only 22 guests can be seated at any time – so please reserve your seats early

Here are some of Rockon Tokyo’s highlight dishes:

Rock On! Tokyo Treasure Box ($106)
Start off with the essential must-order at Rockon Tokyo – Rock On! Tokyo Treasure Box is indeed a tray full of precious culinary jewels.

This set features a tamago kake gohan, a bowl of steamed Japanese rice topped with an egg – the white comes in a form of meringue then torched while a “well” in the mound of rice to pour the egg yolk into.

The real surprise (sorry I gave it away) comes in the form of white truffle shavings, in which the prized truffle is kept in a limited edition LV ‘bag’.

Break the egg yolk, mix it all up for a creamy, risotto-like texture.

Served separately on a decadent tray are generous plates of uni, caviar, crabmeat and ikura. Savour the flavours of the ocean as you taste each on their own, or mix one or two or all into your luxurious-tasting rice.

Dashimaki Tamago with Double Mentaiko ($24)
Among the hot dishes, try the Dashimaki Tamago with Double Mentaiko especially if you love an egg-centric dish.

This Japanese rolled omelet is prepared by rolling thin layers of beaten egg in a pan like a tamagoyaki. Dashimaki tamago, however, is infused with dashi stock to add an umami flavour.

Double up the flavour as this roll is stuffed with double mentaiko which adds that touch of spiciness.

Karaage with Smoked Japanese Tartare ($17)
Add a crunchy mouthfeel as you bite into these deep-fried fried chicken pieces. Each nugget of karaage is coated in a crispy crust but inside the chicken meat is tender and still juicy.

This is one of those karaage in which I feel there is quite significant contrast between the skin and the meat.

Plus, each order comes with dip of smoked Japanese tartare – so not just the normal mayo.

This special tartare sauce complements the taste of the chicken with boiled eggs and iburi gakko, smoked pickled daikon/radish of the Akita prefecture in North Japan.

KUROBUTA Shabu-shabu Black Pork Salad ($16)
A salad like no other, this simple dish is visually composed of just three ingredients: pork, greens, and sesame seeds.

Behind its simplicity is a complex web of texture and flavour.

Featuring premium meat Kurobuta pork slow cooked over low temperature to give it that utmost butter tenderness. The micro greens add a refreshing crunchy and herb taste.

And as a finale, a sprinkling of toasted sesame seeds for a hint of nutty flavour.

Assorted Fresh Sashimi featuring Kuro Maguro ($40)
Fresh Kuro Maguro is an assortment of prime cuts of lean and fatty Japanese blue fin tuna served on a platter.

Depending on availability, fish could change source from Oma and Minmaya (Aomori) to Toi (Hokkaido) and Shiogama (Miyagi).

Flown from different locations in Japan, the fresh cuts of fish are served with special sauces and condiments to bring out their natural sweetness.

Chūtoro with Narazuke Pickles ($36)
Another recommended tuna and narazuke combo is the Chūtoro with Narazuke Pickles.

Feel the melt in your mouth softness of the medium fatty tuna usually found near the skin on the back and belly.

Rather than eating the sliced fish plain on its its own, you can wrap up these bite sized slivers of chūtoro with some shredded narazuke pickles (the pickles are pickled in a mixture of both sake and mirin), a sprinkling of chopped onions and in a nori (seaweed) sheet.

Homemade Chicken Dumpling “Tsukune” ($8)
Try some kushiyaki from the charcoal grill. This tsukune is a Japanese chicken meatball cooked yakitori style on a skewer.

Prepared homemade, the chicken dumpling remains juicy and complemented with a sweet soy yakitori tare when grilled with an optional egg yolk dip.

Other recommended skewers include the Koji-marinated “Gyutan” Beef Tongue ($14), and Miso-marinated Pork Shoulder ($6).

Home-made Honey Lemon Pudding ($8)
Cap off your Japanese meal with a home-made sweet-sour pudding served in a small cup, torched before serving for a layer of caramelization which make remind you of crème brûlée.

Flavoured with the sweetness of honey and the bright sparkling acidity of lemon, this delicate and velvety pudding is an ideal palate cleanser to a series of rich, satisfying dishes.

Sake Lees Ice Cream with Charcoal Grilled Pineapple ($12)
For something cool, try the Sake Lees Ice Cream with Charcoal Grilled Pineapple. Find a reason to celebrate with this frozen treat spiked with a dash of sake lees (The taste of sake lees o sake kasu is fruity and has a similar taste to Japanese sake.)

The tropical flavours of pineapple get a mild charred taste with the grilling, mellowed with a sprinkling of green tea tapioca.

Rockon Tokyo Omakase ($88)
If you can’t decide, leave things up to the chef with its omakase menu that will serve 8 delectable courses for $88.

It will include a starter, assorted obanzai, a warm dish, seasonal sashimi, charcoal-grilled seasonal fish, seasonal fried fish, tamago kake gohan and a homemade honey lemon pudding for dessert.

You may add on the Rock On! Treasure Box for $90, a Gout-O I.C.U (ikura, caviar and uni atop rice) for $60 or 5 glasses of sake pairing for $60 (60cc each).

Their range of sake is quite impressive, featuring premium and rare ones, including a fave of the Emperor of Japan.


Cleared for lunch: Japanese airline serves £390 in-flight meals on parked planes

The choice always used to simple – chicken or beef. But Japan’s biggest airline has now started offering luxury dining aboard a parked airplane it has named the “winged restaurant,” for £390 a meal.

Diners grounded by the pandemic rushed to relive the cabin dining experience on Wednesday .

All Nippon Airways (ANA) dining “passengers” can choose between a first-class seat with a meal for 59,800 yen (£391) or a business-class option for about half the price, at 29,800 yen, on board a stationary Boeing-777 at Haneda airport in Tokyo.

Guests are asked to select their meal in advance from a Japanese or international menu. Mains include grilled sablefish with saikyo miso, simmered beef and tofu Wagyu beef with Kobe wine mustard and sautéed sea bass and shellfish bisque, served with Japanese sake, plum wine or Krug champagne.

The chef speaks with a customer on a parked All Nippon Airways plane at Haneda airport in Tokyo. Photograph: All Nippon Airways/AFP/Getty Images

Yosuke Kimoto, 42, who had a business-class meal with his 14-year-old son, told Kyodo News: “It was a delicious meal. I’m glad that my kid enjoyed it too.” They were among 60 guests who had lunch aboard on the first day of the service, with a similar number having dinner.

His son was also impressed. “The business class was drastically different from the economy class in terms of both food and the seat. It was so spacious, and the seat was like a bed when reclined,” he told Nikkei Asia.

ANA will offer 22 lunch and dinner sessions this month, each lasting about three hours. There is no in-flight entertainment, but customers receive amenity kits and can also use the airline’s lounge at Haneda’s domestic terminal.

Singapore Airlines became the first carrier to tap into the public’s appetite for onboard dining last October, when it started offering meals on two A380 superjumbos parked at Changi airport in Singapore. Tickets sold out in less than half an hour, despite the £360 price tag to eat in a top-flight suite, with the chance to watch a movie too. Economy-class meals were more affordable at £30 a head.

The pandemic has plunged the global aviation industry into its worst-ever crisis, as many aircraft around the world remain grounded amid coronavirus travel restrictions and lockdowns, prompting some airlines to think creatively about what to do with their idle aircraft. At ANA, the idea of the “winged restaurant” was reportedly thought up by employees.

In-flight meals have been surprisingly popular. ANA started selling international economy-class meals online in December and they quickly sold out. It sold 264,000 meals and made revenues of £1.3bn as of 12 March. The airline said beef sukiyaki and hamburger steak with demi-glace sauce served with buttered rice and creamy scrambled eggs were gone within minutes.

An All Nippon Airways flight attendant prepares food for ‘flyers’ on a parked plane at Haneda airport. Photograph: All Nippon Airways/AFP/Getty Images

British Airways now also offers first-class cabin meals from £80 for home delivery, starting this week. It sells four-course meal kits serving two people – in a choice of vegetarian, fish and meat dishes – through the catering firm Do & Co. Starters include Loch Fyne smoked salmon with a mustard dressing, followed by slow cooked British beef cheeks, a cheese selection and dark chocolate and orange liqueur bread and butter pudding.

Similarly, Finland’s national carrier Finnair started selling business-class meals at a supermarket near the Helsinki international airport last October, which proved a hit at €12.9 per takeaway meal (£10.90).

The Australian government has launched an A$1.2bn (£660m) package to get people flying again domestically, which will halve the price of 800,000 flights until July. Airlines reported a surge in bookings when they started selling half-price tickets on Thursday as the Queensland government lifted travel restrictions.

The BA owner, International Airlines Group, has called for the introduction of digital health passes for passengers to enable the airline industry to get back on its feet, as the company reported a record €7.4bn loss for 2020 last week.

IAG has worked with the industry body, the International Air Transport Association (IATA), on a digital health verification app. The IATA travel pass app enables passengers to receive Covid-19 test results and verify they are able to travel via an “OK to Travel” status. It is being trialled by a number of carriers.


Now There's a Restaurant Dedicated to Ranch Dressing

There are two kinds of Americans: those who like ranch dressing (like, on everything!) and those who frankly fail to understand the appeal. A new St. Louis restaurant is designed exclusively for those who fall into the first category, taking the ubiquitous creamy condiment and rendering it even more so.

Twisted Ranch restaurant will soon swing open its doors in St. Louis’ historic Soulard neighborhood, offering diners a menu that includes 18 different flavors of ranch dressing — including garlic, horseradish, smoked paprika, tzatziki, cheesy bacon, chipotle and Thai — and features ranch dressing as an ingredient in essentially every single thing on the menu (except dessert, thank goodness).

“Our menu consists of some very traditional and classic favorites, but they will always be Twisted with Ranch,” co-owners Jim Hayden and Chad Allen, a big-time ranch fan, boast on the eatery’s website.

Hayden and Allen worked closely with chef Johnathan Tinker to develop dishes that include their special dry-ranch-mix seasoning, which factors into the panko breadcrumbs used in prosciutto-wrapped mozzarella, toasted ravioli and fried pickle chips, to name just a few of the restaurant’s ranch-inflected appetizers.

Entrees include garlic ranched beef tenderloin, homemade ranched meatloaf and chicken bloomin’ lasagna (chicken and bacon lasagna served in Parmesan ranch sauce). The kids’ menu, which, frankly, almost seems redundant, features ranched mac & cheese and ranch chicken nuggets. The full bar will offer a housemade ranch-infused vodka.

Why a ranch restaurant, you ask? “We’re trying to break away from the stigma of ranch dressing,” Allen explained to Feast Magazine, “in that people hear the words and think Hidden Valley.”


Deli fu cious Arrow

Fish burgers, marinated between blades of kelp, fried to a golden crisp, and topped with a dashi-spiked tofu sauce, are the speciality here. The umami-rich creation is the brainchild of Shinya Kudo, Deli Fu Cious's skateboard-loving head chef. After spending 14 years making sushi at Tokyo's top restaurants, Kudo turned his talents to the art of fish sandwiches and opened Deli Fu Cious at the tail end of 2016. His recipes became instant classics: There’s the anago hot dog, a tempura-battered piece of sea eel drizzled with a thick, slightly sweet soy-based sauce the creamy crab croquette burger and the substantial aji (horse mackerel) burger with a side of pickled ginger. Our favorite item, however, is the saikyo-yaki sandwich, made with a grilled fillet of miso-marinated Spanish mackerel and simply dressed with lettuce and tomato.


Ver el vídeo: Tokyo Food u0026 Restaurants: What to Eat u0026 Where? (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Gilchrist

    Esta excepción se puede decir: i)

  2. Stanweg

    Verifique su sitio ya que infa es lo suficientemente relevante para mí =)

  3. Vaive Atoish

    Es una pena, que ahora no puedo expresar - llego tarde a una reunión. Pero regresaré, necesariamente escribiré lo que pienso sobre esta pregunta.

  4. D'anton

    es absolutamente cumplido



Escribe un mensaje