Otro

¿Qué comieron los pasajeros del Titanic el día que se hundió?

¿Qué comieron los pasajeros del Titanic el día que se hundió?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El menú, vendido durante una subasta reciente, revela lo que se sirvió en el Titanic el día que se hundió.

El menú, vendido por $ 88,000 en una subasta, presenta chuletas de cordero a la parrilla y opciones de buffet.

El último menú del almuerzo del Titanic, guardado por el pasajero de primera clase Abraham Lincoln Salomon, se vendió en una subasta por $ 88,000.

El menú incluye platos ligeros, como consomé y albóndigas, y platos más abundantes a la parrilla, como chuletas de cordero a la parrilla y la elección del huésped de papas trituradas, fritas o al horno.

Finalmente, están las opciones de buffet: sardinas ahumadas, rosbif en maceta, pastel de ternera y jamón, o lengua de buey en conserva, y finalmente, una variedad de quesos: Cheshire, Roquefort, Cheddar y Camembert, por nombrar algunos.

Para acompañarlo todo, el almuerzo también incluía una "cerveza lager de Munich de barril helado", por tres o seis peniques, según la preferencia de tamaño.

El menú fue vendido por el subastador en línea Lion Heart Autographs, junto con otros dos artefactos del bote salvavidas 1 del Titanic.

El barco de rescate llegó a ser conocido como Money Boat o Millionaire's Boat en ese momento, debido a los rumores de que la tripulación fue sobornada por un pasajero rico para que se alejara rápidamente del barco que se hundía, en lugar de quedarse atrás para salvar a más personas.

La parte posterior del menú también presenta la firma de otro pasajero de primera clase, Isaac Gerald Frauenthal, que escapó en otro barco. Se cree que Frauenthal y Salomon almorzaron juntos ese día, 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todos saben que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRA: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries en línea ahora y sintoniza episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912. (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en mermelada de chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosellas, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas escaseaban, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina de Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivas.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto platos, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. El suntuoso conjunto se reanudó luego con pichón asado con berros, vinagreta fría de espárragos y p & # xE2t & # xE9 de foie gras. Las opciones de postres incluían duraznos en gelatina chartreuse, chocolate y vainilla & # xE9clairs, pudín Waldorf y helado francés. A continuación, se presentó un surtido de frutas, frutos secos y quesos, seguido de café, oporto, puros y cordiales. Los pasajeros de primera clase & # x2014 un grupo que incluía a John Jacob Astor IV y Benjamin Guggenheim, entre otros millonarios prominentes & # x2014, luego se congregaron en la sala de fumadores o en la elegante sala de recepción en forma de herradura, donde la orquesta del barco & # x2019s tocó una selección. de música clásica y popular ligera hasta las 11 de la noche

De los 2.200 pasajeros y la tripulación del Titanic & # x2019, poco más de 700 personas sobrevivieron al desastre. Aunque pueda parecer un poco macabro, cada año se realizan innumerables cruceros de lujo, cenas de gala y monumentos culinarios para conmemorar el aniversario del legendario hundimiento, recreando a menudo la última comida que se comió a bordo. El centenario de la tragedia ha visto un repunte en estos eventos, con grupos de personas de todo el mundo reunidos para degustar las delicias que disfrutaron los pasajeros del Titanic & # x2019 el 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todos saben que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRA: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries online ahora y sintoniza episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912. (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en gelatina chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosella, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas escaseaban, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina del Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivos.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto plato, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. El suntuoso conjunto se reanudó luego con pichón asado con berros, vinagreta fría de espárragos y p & # xE2t & # xE9 de foie gras. Las opciones de postres incluían duraznos en gelatina chartreuse, chocolate y vainilla & # xE9clairs, pudín Waldorf y helado francés. A continuación, se presentó un surtido de frutas, frutos secos y quesos, seguido de café, oporto, puros y cordiales. Los pasajeros de primera clase & # x2014 un grupo que incluía a John Jacob Astor IV y Benjamin Guggenheim, entre otros millonarios prominentes & # x2014, luego se congregaron en la sala de fumadores o en la elegante sala de recepción en forma de herradura, donde la orquesta del barco & # x2019s tocó una selección. de música clásica y popular ligera hasta las 11 de la noche

De los 2.200 pasajeros y la tripulación del Titanic & # x2019, poco más de 700 personas sobrevivieron al desastre. Aunque pueda parecer un poco macabro, cada año se realizan innumerables cruceros de lujo, cenas de gala y monumentos culinarios para conmemorar el aniversario del legendario hundimiento, recreando a menudo la última comida que se comió a bordo. El centenario de la tragedia ha visto un repunte en estos eventos, con grupos de personas de todo el mundo reunidos para degustar las delicias que disfrutaron los pasajeros del Titanic & # x2019 el 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todos saben que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRA: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries en línea ahora y sintoniza episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912 (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en mermelada de chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosella, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas escaseaban, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina del Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivos.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto plato, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. El suntuoso conjunto se reanudó luego con pichón asado con berros, vinagreta fría de espárragos y p & # xE2t & # xE9 de foie gras. Las opciones de postres incluían duraznos en gelatina chartreuse, chocolate y vainilla & # xE9clairs, pudín Waldorf y helado francés. A continuación, se presentó un surtido de frutas, frutos secos y quesos, seguido de café, oporto, puros y cordiales. Los pasajeros de primera clase & # x2014un grupo que incluía a John Jacob Astor IV y Benjamin Guggenheim, entre otros millonarios prominentes & # x2014, luego se congregaron en la sala de fumadores o en la elegante sala de recepción en forma de herradura, donde la orquesta del barco & # x2019s tocó una selección. de música clásica y popular ligera hasta las 11 de la noche

De los 2.200 pasajeros y la tripulación del Titanic & # x2019, poco más de 700 personas sobrevivieron al desastre. Aunque pueda parecer un poco macabro, cada año se realizan innumerables cruceros de lujo, cenas de gala y memoriales culinarios para conmemorar el aniversario del legendario hundimiento, a menudo recreando la última comida que se comió a bordo. El centenario de la tragedia ha visto un repunte en estos eventos, con grupos de personas de todo el mundo reunidos para degustar las delicias que disfrutaron los pasajeros del Titanic & # x2019 el 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todo el mundo sabe que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRA: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries online ahora y sintoniza episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912. (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en gelatina chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosella, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas escaseaban, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina del Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivos.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto platos, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. El suntuoso conjunto se reanudó luego con pichón asado con berros, vinagreta fría de espárragos y p & # xE2t & # xE9 de foie gras. Las opciones de postres incluían duraznos en gelatina chartreuse, chocolate y vainilla & # xE9clairs, pudín Waldorf y helado francés. A continuación, se presentó un surtido de frutas, frutos secos y quesos, seguido de café, oporto, puros y cordiales. Los pasajeros de primera clase & # x2014 un grupo que incluía a John Jacob Astor IV y Benjamin Guggenheim, entre otros millonarios prominentes & # x2014, luego se congregaron en la sala de fumadores o en la elegante sala de recepción en forma de herradura, donde la orquesta del barco & # x2019s tocó una selección. de música clásica y popular ligera hasta las 11 de la noche

De los 2.200 pasajeros y la tripulación del Titanic & # x2019, poco más de 700 personas sobrevivieron al desastre. Aunque pueda parecer un poco macabro, cada año se realizan innumerables cruceros de lujo, cenas de gala y memoriales culinarios para conmemorar el aniversario del legendario hundimiento, a menudo recreando la última comida que se comió a bordo. El centenario de la tragedia ha visto un repunte en estos eventos, con grupos de personas de todo el mundo reunidos para degustar las delicias que disfrutaron los pasajeros del Titanic & # x2019 el 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todo el mundo sabe que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRAR: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries en línea ahora y sintonizar episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912. (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en gelatina chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosella, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas escaseaban, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina del Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivos.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto plato, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. El suntuoso conjunto se reanudó luego con pichón asado con berro, vinagreta fría de espárragos y p & # xE2t & # xE9 de foie gras. Las opciones de postres incluían duraznos en gelatina chartreuse, chocolate y vainilla & # xE9clairs, pudín Waldorf y helado francés. A continuación, se presentó un surtido de frutas, frutos secos y quesos, seguido de café, oporto, puros y cordiales. Los pasajeros de primera clase & # x2014un grupo que incluía a John Jacob Astor IV y Benjamin Guggenheim, entre otros millonarios prominentes & # x2014, luego se congregaron en la sala de fumadores o en la elegante sala de recepción en forma de herradura, donde la orquesta del barco & # x2019s tocó una selección. de música clásica y popular ligera hasta las 11 de la noche

De los 2.200 pasajeros y la tripulación del Titanic & # x2019, poco más de 700 personas sobrevivieron al desastre. Aunque pueda parecer un poco macabro, cada año se realizan innumerables cruceros de lujo, cenas de gala y memoriales culinarios para conmemorar el aniversario del legendario hundimiento, a menudo recreando la última comida que se comió a bordo. El centenario de la tragedia ha visto un repunte en estos eventos, con grupos de personas de todo el mundo reunidos para degustar las delicias que disfrutaron los pasajeros del Titanic & # x2019 el 14 de abril de 1912.


Última comida en el Titanic

El 10 de abril de 1912, el RMS Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, en su viaje inaugural, rumbo a la ciudad de Nueva York. Cuatro días de viaje, aproximadamente a las 11:40 p.m. el 14 de abril, el Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico norte. Más tarde, un miembro de la tripulación comparó el sonido de la colisión con & # x201C el desgarro del percal, nada más & # x201D. Pero la fuerza del impacto rompió el casco, llenando el interior del barco con unas 39.000 toneladas de agua de mar helada antes de que se hundiera. bajo la superficie.

El desastre marítimo más famoso de la historia moderna, el hundimiento del Titanic & # x2019s ha sido narrado en innumerables libros, periódicos, musicales, obras de teatro, programas de televisión, miniseries y películas. A pesar de la notoriedad del barco condenado y # x2019, no todo el mundo sabe que el Titanic estaba equipado con algunas de las instalaciones culinarias más sofisticadas a flote y contaba con elegantes cafés y opulentos restaurantes que rivalizaban con los mejores restaurantes de París y Londres. Un enorme personal trabajó casi continuamente en las enormes galeras del Titanic para preparar más de 6.000 comidas al día. La cocina principal, que producía comida para pasajeros de primera y segunda clase, contaba con despensas de servicio, una carnicería, una panadería, cocinas de verduras, salas especializadas para platos de plata y porcelana, salas para vinos, cerveza y ostras y enormes contenedores de almacenamiento para las toneladas de carbón necesarias. para alimentar los 19 hornos, encimeras, cocinas y asadores.

MIRA: episodios completos de History & aposs Greatest Mysteries en línea ahora y sintoniza episodios completamente nuevos los sábados a las 9 / 8c.

Un menú de cena de primera clase del Titanic, con fecha del 12 de abril de 1912 (Crédito: Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images)

Los pasajeros de primera clase disfrutaron de una experiencia gastronómica extraordinaria en cada comida, y se deleitaron con delicias como p & # xE2t & # xE9 de foie gras, melocotones en gelatina chartreuse y pudín Waldorf. Sus cenas consistían en hasta 13 platos & # x2014 cada uno con un vino de acompañamiento diferente & # x2014 y podían durar cuatro o cinco horas. Debido a que los comedores de primera y segunda clase compartían una cocina, es probable que a los invitados de segunda clase se les ofrecieran algunos de los mismos platos que a los pasajeros de primera clase, menos los abundantes maridajes de vinos y la fanfarria.

Las comidas mucho más austeras y de tercera clase incluían elementos como guisos abundantes, sopa de verduras, cerdo asado con salvia y cebolla, papas hervidas, bollos de grosella, galletas y pan recién horneado con budín de ciruelas y naranjas. Procedentes de países como Irlanda y Noruega, donde las frutas y verduras frescas eran escasas, muchos pasajeros de tercera clase probablemente encontraron su tarifa casi decadente. Se ha dicho que el personal de cocina del Titanic & # x2019s hizo todo lo posible para preparar comidas que los viajeros de varios países encontrarían reconfortantes y nutritivos.

Entonces, ¿qué comieron los pasajeros del Titanic & # x2019s horas antes de que su barco & # x201Cunsinkable & # x201D llegara a su trágico final? Dado que se recuperó un menú de primera clase después del desastre, sabemos qué se sirvió a los invitados más ricos la noche del 14 de abril de 1912. Como de costumbre, la fiesta comenzó con ostras crudas y entremeses variados, seguido de una selección de consomé & # xE9 Olga (sopa de caldo de ternera aromatizada con tuétano de esturión) o crema de cebada. El siguiente fue un salmón del Atlántico ligeramente escalfado cubierto con una rica salsa de muselina. Para el cuarto y quinto platos, los pasajeros eligieron entre platos de proteínas tan ricos e intrincados como filet mignon Lili, salteado de pollo Lyonnaise, cordero con salsa de menta, patito asado con puré de manzana y solomillo de ternera con patatas chateau. Los platos de acompañamiento incluían zanahorias a la crema, arroz hervido y guisantes, así como parmentier y patatas nuevas hervidas.

A mitad de esta comida épica, se sirvió un limpiador de paladar conocido como & # x201Cpunch romaine & # x201D, elaborado con vino, ron y champán. The sumptuous array then resumed with roast squab with cress, cold asparagus vinaigrette and pâté de foie gras. Dessert choices included peaches in chartreuse jelly, chocolate and vanilla ຜlairs, Waldorf pudding and French ice cream. Next, an assortment of fruits, nuts and cheeses was presented, followed by coffee, port, cigars and cordials. The first-class passengers𠅊 group that famously included John Jacob Astor IV and Benjamin Guggenheim, among other prominent millionaires—then congregated in the smoking room or in the elegant, horseshoe-shaped reception room, where the ship’s orchestra played a selection of light classical and popular music until 11 p.m.

Of Titanic’s 2,200 passengers and crew, just over 700 people survived the disaster. Although it might seem a bit macabre, countless luxury cruises, gala dinner parties and culinary memorials are held each year to commemorate the anniversary of the legendary sinking, often recreating the last meal eaten on board. The 100th anniversary of the tragedy taking has seen an uptick in these events, with groups of people around the world gathering to sample the delicacies Titanic’s passengers enjoyed on April 14, 1912.


Last Meal on Titanic

On April 10, 1912, RMS Titanic set sail from Southampton, England, on its maiden voyage, headed for New York City. Four days into the journey, at about 11:40 p.m. on April 14, Titanic struck an iceberg in the North Atlantic. One crew member later compared the sound of the collision to “the tearing of calico, nothing more.” But the force of the impact ruptured the hull, filling the ship’s interior with some 39,000 tons of icy seawater before it plunged under the surface.

The most famous maritime disaster in modern history, Titanic’s sinking has been chronicled in countless books, newspapers, musicals, plays, television shows, miniseries and movies. Despite the doomed ship’s notoriety, not everyone knows that Titanic was equipped with some of the most sophisticated culinary facilities afloat and boasted elegant cafes and opulent dining saloons that rivaled the finest restaurants in Paris and London. A huge staff labored almost continuously in Titanic’s massive galleys to prepare more than 6,000 meals a day. The main galley, which churned out food for first- and second-class passengers, featured serving pantries a butcher shop a bakery vegetable kitchens specialized rooms for silver and china rooms for wines, beer and oysters and huge storage bins for the tons of coal needed to fuel the 19 ovens, cooking tops, ranges and roasters.

WATCH: Full episodes of History&aposs Greatest Mysteries online now and tune in for all-new episodes Saturdays at 9/8c.

A first-class dinner menu from Titanic, dated April 12, 1912. (Credit: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

First-class passengers were treated to an extraordinary dining experience at every meal, feasting on such delicacies as pâté de foie gras, peaches in chartreuse jelly and Waldorf pudding. Their dinners consisted of up to 13 courses�h with a different accompanying wine𠅊nd could last four or five hours. Because the first- and second-class dining saloons shared a galley, it’s likely that second-class guests were offered some of the same dishes as first-class passengers—minus the extensive wine pairings and fanfare.

Far more austere, third-class meals featured items such as hearty stews, vegetable soup, roast pork with sage and onions, boiled potatoes, currant buns, biscuits and freshly baked bread with plum pudding and oranges. Coming from countries like Ireland and Norway where fresh fruits and vegetables were scarce, many third-class passengers probably found their fare almost decadent. It has been said that Titanic’s kitchen staff did their best to prepare meals that travelers from various countries would find comforting and nutritious.

So what did Titanic’s passengers eat hours before their “unsinkable” ship met its tragic end? Since a first-class menu was recovered after the disaster, we know what was served to the wealthiest guests on the evening of April 14, 1912. As usual, the feast began with raw oysters and assorted hors d’oeuvre, followed by a choice of consommé Olga (a veal stock soup flavored with sturgeon marrow) or cream of barley soup. Next up was a lightly poached Atlantic salmon topped with a rich mousseline sauce. For the fourth and fifth courses, passengers chose from such rich and intricate protein dishes as filet mignon Lili, sauté of chicken Lyonnaise, lamb with mint sauce, roast duckling with applesauce and sirloin of beef with chateau potatoes. Side dishes included creamed carrots, boiled rice and green peas, as well as parmentier and boiled new potatoes.

Midway through this epic meal, a palate cleanser known as “punch romaine” was served, made with wine, rum and champagne. The sumptuous array then resumed with roast squab with cress, cold asparagus vinaigrette and pâté de foie gras. Dessert choices included peaches in chartreuse jelly, chocolate and vanilla ຜlairs, Waldorf pudding and French ice cream. Next, an assortment of fruits, nuts and cheeses was presented, followed by coffee, port, cigars and cordials. The first-class passengers𠅊 group that famously included John Jacob Astor IV and Benjamin Guggenheim, among other prominent millionaires—then congregated in the smoking room or in the elegant, horseshoe-shaped reception room, where the ship’s orchestra played a selection of light classical and popular music until 11 p.m.

Of Titanic’s 2,200 passengers and crew, just over 700 people survived the disaster. Although it might seem a bit macabre, countless luxury cruises, gala dinner parties and culinary memorials are held each year to commemorate the anniversary of the legendary sinking, often recreating the last meal eaten on board. The 100th anniversary of the tragedy taking has seen an uptick in these events, with groups of people around the world gathering to sample the delicacies Titanic’s passengers enjoyed on April 14, 1912.


Last Meal on Titanic

On April 10, 1912, RMS Titanic set sail from Southampton, England, on its maiden voyage, headed for New York City. Four days into the journey, at about 11:40 p.m. on April 14, Titanic struck an iceberg in the North Atlantic. One crew member later compared the sound of the collision to “the tearing of calico, nothing more.” But the force of the impact ruptured the hull, filling the ship’s interior with some 39,000 tons of icy seawater before it plunged under the surface.

The most famous maritime disaster in modern history, Titanic’s sinking has been chronicled in countless books, newspapers, musicals, plays, television shows, miniseries and movies. Despite the doomed ship’s notoriety, not everyone knows that Titanic was equipped with some of the most sophisticated culinary facilities afloat and boasted elegant cafes and opulent dining saloons that rivaled the finest restaurants in Paris and London. A huge staff labored almost continuously in Titanic’s massive galleys to prepare more than 6,000 meals a day. The main galley, which churned out food for first- and second-class passengers, featured serving pantries a butcher shop a bakery vegetable kitchens specialized rooms for silver and china rooms for wines, beer and oysters and huge storage bins for the tons of coal needed to fuel the 19 ovens, cooking tops, ranges and roasters.

WATCH: Full episodes of History&aposs Greatest Mysteries online now and tune in for all-new episodes Saturdays at 9/8c.

A first-class dinner menu from Titanic, dated April 12, 1912. (Credit: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

First-class passengers were treated to an extraordinary dining experience at every meal, feasting on such delicacies as pâté de foie gras, peaches in chartreuse jelly and Waldorf pudding. Their dinners consisted of up to 13 courses�h with a different accompanying wine𠅊nd could last four or five hours. Because the first- and second-class dining saloons shared a galley, it’s likely that second-class guests were offered some of the same dishes as first-class passengers—minus the extensive wine pairings and fanfare.

Far more austere, third-class meals featured items such as hearty stews, vegetable soup, roast pork with sage and onions, boiled potatoes, currant buns, biscuits and freshly baked bread with plum pudding and oranges. Coming from countries like Ireland and Norway where fresh fruits and vegetables were scarce, many third-class passengers probably found their fare almost decadent. It has been said that Titanic’s kitchen staff did their best to prepare meals that travelers from various countries would find comforting and nutritious.

So what did Titanic’s passengers eat hours before their “unsinkable” ship met its tragic end? Since a first-class menu was recovered after the disaster, we know what was served to the wealthiest guests on the evening of April 14, 1912. As usual, the feast began with raw oysters and assorted hors d’oeuvre, followed by a choice of consommé Olga (a veal stock soup flavored with sturgeon marrow) or cream of barley soup. Next up was a lightly poached Atlantic salmon topped with a rich mousseline sauce. For the fourth and fifth courses, passengers chose from such rich and intricate protein dishes as filet mignon Lili, sauté of chicken Lyonnaise, lamb with mint sauce, roast duckling with applesauce and sirloin of beef with chateau potatoes. Side dishes included creamed carrots, boiled rice and green peas, as well as parmentier and boiled new potatoes.

Midway through this epic meal, a palate cleanser known as “punch romaine” was served, made with wine, rum and champagne. The sumptuous array then resumed with roast squab with cress, cold asparagus vinaigrette and pâté de foie gras. Dessert choices included peaches in chartreuse jelly, chocolate and vanilla ຜlairs, Waldorf pudding and French ice cream. Next, an assortment of fruits, nuts and cheeses was presented, followed by coffee, port, cigars and cordials. The first-class passengers𠅊 group that famously included John Jacob Astor IV and Benjamin Guggenheim, among other prominent millionaires—then congregated in the smoking room or in the elegant, horseshoe-shaped reception room, where the ship’s orchestra played a selection of light classical and popular music until 11 p.m.

Of Titanic’s 2,200 passengers and crew, just over 700 people survived the disaster. Although it might seem a bit macabre, countless luxury cruises, gala dinner parties and culinary memorials are held each year to commemorate the anniversary of the legendary sinking, often recreating the last meal eaten on board. The 100th anniversary of the tragedy taking has seen an uptick in these events, with groups of people around the world gathering to sample the delicacies Titanic’s passengers enjoyed on April 14, 1912.


Last Meal on Titanic

On April 10, 1912, RMS Titanic set sail from Southampton, England, on its maiden voyage, headed for New York City. Four days into the journey, at about 11:40 p.m. on April 14, Titanic struck an iceberg in the North Atlantic. One crew member later compared the sound of the collision to “the tearing of calico, nothing more.” But the force of the impact ruptured the hull, filling the ship’s interior with some 39,000 tons of icy seawater before it plunged under the surface.

The most famous maritime disaster in modern history, Titanic’s sinking has been chronicled in countless books, newspapers, musicals, plays, television shows, miniseries and movies. Despite the doomed ship’s notoriety, not everyone knows that Titanic was equipped with some of the most sophisticated culinary facilities afloat and boasted elegant cafes and opulent dining saloons that rivaled the finest restaurants in Paris and London. A huge staff labored almost continuously in Titanic’s massive galleys to prepare more than 6,000 meals a day. The main galley, which churned out food for first- and second-class passengers, featured serving pantries a butcher shop a bakery vegetable kitchens specialized rooms for silver and china rooms for wines, beer and oysters and huge storage bins for the tons of coal needed to fuel the 19 ovens, cooking tops, ranges and roasters.

WATCH: Full episodes of History&aposs Greatest Mysteries online now and tune in for all-new episodes Saturdays at 9/8c.

A first-class dinner menu from Titanic, dated April 12, 1912. (Credit: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

First-class passengers were treated to an extraordinary dining experience at every meal, feasting on such delicacies as pâté de foie gras, peaches in chartreuse jelly and Waldorf pudding. Their dinners consisted of up to 13 courses�h with a different accompanying wine𠅊nd could last four or five hours. Because the first- and second-class dining saloons shared a galley, it’s likely that second-class guests were offered some of the same dishes as first-class passengers—minus the extensive wine pairings and fanfare.

Far more austere, third-class meals featured items such as hearty stews, vegetable soup, roast pork with sage and onions, boiled potatoes, currant buns, biscuits and freshly baked bread with plum pudding and oranges. Coming from countries like Ireland and Norway where fresh fruits and vegetables were scarce, many third-class passengers probably found their fare almost decadent. It has been said that Titanic’s kitchen staff did their best to prepare meals that travelers from various countries would find comforting and nutritious.

So what did Titanic’s passengers eat hours before their “unsinkable” ship met its tragic end? Since a first-class menu was recovered after the disaster, we know what was served to the wealthiest guests on the evening of April 14, 1912. As usual, the feast began with raw oysters and assorted hors d’oeuvre, followed by a choice of consommé Olga (a veal stock soup flavored with sturgeon marrow) or cream of barley soup. Next up was a lightly poached Atlantic salmon topped with a rich mousseline sauce. For the fourth and fifth courses, passengers chose from such rich and intricate protein dishes as filet mignon Lili, sauté of chicken Lyonnaise, lamb with mint sauce, roast duckling with applesauce and sirloin of beef with chateau potatoes. Side dishes included creamed carrots, boiled rice and green peas, as well as parmentier and boiled new potatoes.

Midway through this epic meal, a palate cleanser known as “punch romaine” was served, made with wine, rum and champagne. The sumptuous array then resumed with roast squab with cress, cold asparagus vinaigrette and pâté de foie gras. Dessert choices included peaches in chartreuse jelly, chocolate and vanilla ຜlairs, Waldorf pudding and French ice cream. Next, an assortment of fruits, nuts and cheeses was presented, followed by coffee, port, cigars and cordials. The first-class passengers𠅊 group that famously included John Jacob Astor IV and Benjamin Guggenheim, among other prominent millionaires—then congregated in the smoking room or in the elegant, horseshoe-shaped reception room, where the ship’s orchestra played a selection of light classical and popular music until 11 p.m.

Of Titanic’s 2,200 passengers and crew, just over 700 people survived the disaster. Although it might seem a bit macabre, countless luxury cruises, gala dinner parties and culinary memorials are held each year to commemorate the anniversary of the legendary sinking, often recreating the last meal eaten on board. The 100th anniversary of the tragedy taking has seen an uptick in these events, with groups of people around the world gathering to sample the delicacies Titanic’s passengers enjoyed on April 14, 1912.


Last Meal on Titanic

On April 10, 1912, RMS Titanic set sail from Southampton, England, on its maiden voyage, headed for New York City. Four days into the journey, at about 11:40 p.m. on April 14, Titanic struck an iceberg in the North Atlantic. One crew member later compared the sound of the collision to “the tearing of calico, nothing more.” But the force of the impact ruptured the hull, filling the ship’s interior with some 39,000 tons of icy seawater before it plunged under the surface.

The most famous maritime disaster in modern history, Titanic’s sinking has been chronicled in countless books, newspapers, musicals, plays, television shows, miniseries and movies. Despite the doomed ship’s notoriety, not everyone knows that Titanic was equipped with some of the most sophisticated culinary facilities afloat and boasted elegant cafes and opulent dining saloons that rivaled the finest restaurants in Paris and London. A huge staff labored almost continuously in Titanic’s massive galleys to prepare more than 6,000 meals a day. The main galley, which churned out food for first- and second-class passengers, featured serving pantries a butcher shop a bakery vegetable kitchens specialized rooms for silver and china rooms for wines, beer and oysters and huge storage bins for the tons of coal needed to fuel the 19 ovens, cooking tops, ranges and roasters.

WATCH: Full episodes of History&aposs Greatest Mysteries online now and tune in for all-new episodes Saturdays at 9/8c.

A first-class dinner menu from Titanic, dated April 12, 1912. (Credit: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

First-class passengers were treated to an extraordinary dining experience at every meal, feasting on such delicacies as pâté de foie gras, peaches in chartreuse jelly and Waldorf pudding. Their dinners consisted of up to 13 courses�h with a different accompanying wine𠅊nd could last four or five hours. Because the first- and second-class dining saloons shared a galley, it’s likely that second-class guests were offered some of the same dishes as first-class passengers—minus the extensive wine pairings and fanfare.

Far more austere, third-class meals featured items such as hearty stews, vegetable soup, roast pork with sage and onions, boiled potatoes, currant buns, biscuits and freshly baked bread with plum pudding and oranges. Coming from countries like Ireland and Norway where fresh fruits and vegetables were scarce, many third-class passengers probably found their fare almost decadent. It has been said that Titanic’s kitchen staff did their best to prepare meals that travelers from various countries would find comforting and nutritious.

So what did Titanic’s passengers eat hours before their “unsinkable” ship met its tragic end? Since a first-class menu was recovered after the disaster, we know what was served to the wealthiest guests on the evening of April 14, 1912. As usual, the feast began with raw oysters and assorted hors d’oeuvre, followed by a choice of consommé Olga (a veal stock soup flavored with sturgeon marrow) or cream of barley soup. Next up was a lightly poached Atlantic salmon topped with a rich mousseline sauce. For the fourth and fifth courses, passengers chose from such rich and intricate protein dishes as filet mignon Lili, sauté of chicken Lyonnaise, lamb with mint sauce, roast duckling with applesauce and sirloin of beef with chateau potatoes. Side dishes included creamed carrots, boiled rice and green peas, as well as parmentier and boiled new potatoes.

Midway through this epic meal, a palate cleanser known as “punch romaine” was served, made with wine, rum and champagne. The sumptuous array then resumed with roast squab with cress, cold asparagus vinaigrette and pâté de foie gras. Dessert choices included peaches in chartreuse jelly, chocolate and vanilla ຜlairs, Waldorf pudding and French ice cream. Next, an assortment of fruits, nuts and cheeses was presented, followed by coffee, port, cigars and cordials. The first-class passengers𠅊 group that famously included John Jacob Astor IV and Benjamin Guggenheim, among other prominent millionaires—then congregated in the smoking room or in the elegant, horseshoe-shaped reception room, where the ship’s orchestra played a selection of light classical and popular music until 11 p.m.

Of Titanic’s 2,200 passengers and crew, just over 700 people survived the disaster. Although it might seem a bit macabre, countless luxury cruises, gala dinner parties and culinary memorials are held each year to commemorate the anniversary of the legendary sinking, often recreating the last meal eaten on board. The 100th anniversary of the tragedy taking has seen an uptick in these events, with groups of people around the world gathering to sample the delicacies Titanic’s passengers enjoyed on April 14, 1912.


Ver el vídeo: La pasajera del Titanic que viajó al futuro (Agosto 2022).